Pautas de educación para papás
Escrito por Irene Hidalgo   



Comparto con vosotros lo que desde mi experiencia profesional considero las 15 reglas de oro de la educación. Si las interiorizas y las llevas a cabo, puedo asegurarte que mejorarás enormemente el comportamiento de tus hij@s.

1- Presta en todo momento atención a las cosas que hace bien y díselo.

2- Empieza a establecer normas en casa: horarios de acostarse, de hacer los deberes, de ducharse…Hacer un horario y que ellos lo vean puede ayudaros.

3- Nunca olvides que el NO también educa. Un niño no puede hacer todo lo que desee. Si le doy una orden, y no la cumple no puedo ignorarle.

4- Si le pongo un castigo, es preferible que sea una consecuencia natural de su acto, y que sea inmediato a la conducta desadaptada. Nunca debo de perdonar un castigo.

5- No voy a pelear delante de los niños con mi pareja sobre la educación de ellos. Debemos de apoyarnos delante del niño.

6- No gritar. Si grito me contestarán gritando, y conseguiré que me respondan con actitud defensiva.

7- Si quiero que me obedezcan debo de acercarme, ponerme en frente de mi hijo/a asegurándome que me presta atención, y darle una orden clara y precisa.

8- No debo de meterme en las peleas entre niños y/o hermanos, que ellos lo solucionen solos. 

9- No le pongas etiquetas a tus hijos en ningún momento, o favorecerás que aparezcan los comportamientos  propios de esa etiqueta.

10- No digas:NUNCA, SIEMPRE, ERES.Son expresiones que no coinciden con la realidad.

11- En la mayoría de las ocasiones ignorar una conducta desadaptada es la mejor forma de hacer que desaparezca, pues la atención es el mayor reforzador existente.

12- Un niño nunca puede ver que saca a su padre de quicio. Si alguna vez lo hace, aléjate de la habitación donde esté asegurándote que él no te vea y respira lentamente mientras cuentas.

13- Antes de actuar intenta pensar “para qué hace eso”. Y ofrécele una alternativa. 

14- Si estás perdid@ imagínate que fuese el hijo de tu vecino, así no realizarás un razonamiento emocional. ¿Qué piensas que debería de hacer?

15- Cuando el niño/a se calme de una rabieta, entonces me acercaré a él y le preguntaré. Le voy a dar la opción de que él se explique y que él se sienta escuchado. Luego le preguntaré que si él piensa que lo ha hecho bien. Y seguidamente le preguntaré por cómo podría haberlo conseguido actuando de otra forma. Hay que enseñarles conductas adaptadas para situaciones problemáticas.